HURACANES EN PAPEL™ - Reseñas literarias

Sólo me queda esperar la aparición de un Nuevo Tifón Literario de magnitud cinco como los producidos por Joyce, Proust o Kafka. Ese día llegará y mi búsqueda no habrá sido en vano. Huracanes en papel™ 2007-2016

martes, 26 de mayo de 2009

Adiós a las armas de Ernest Hemingway

Dicen los eruditos de Hemingway que su mejor legado literario quedó plasmado en su amplio repertorio de relatos cortos. La maestría con la que construía sus descripciones bien podían compararse al estilo literario de cíclopes como Flaubert, Stendhal, Chejov o Tolstoi, a los cuales leía entregadamente. Su interés periodístico y fidedigno por detallar la realidad le convirtió en un narrador con noble pedigrí en el árbol genealógico de los escritores del siglo XX. Recibió el Pulitzer en 1953 y el Nobel al año siguiente.

Fue el mejor escritor norteamericano de su época. Su escritura resulta evocadora, sencilla, desprovista de adjetivos y repleta de lirismo, de una literariedad muy cantarina. En la mayor parte de sus novelas trata temas en los que prevalecen los toros, la pesca, la caza, el boxeo y la bebida. En una entrevista Hemingway contó que el éxito de sus relatos se explicaba en base a que,

«La creación literaria está para mí basada en el principio del iceberg. No debe verse nunca más que un séptimo de lo que está bajo el agua».

Adiós a las armas posiblemente es la mejor novela de Hemingway y el relato que refleja con más crudeza la Gran Guerra y por lo tanto una de las mejores narraciones bélicas de la literatura, de corte autobiográfico. Al poco de cumplir la mayoría de edad Hemingway se alistó como voluntario para servir al ejército como conductor de ambulancias.

La obra narra una hermosa historia de amor entre Henry, un médico teniente, conductor de ambulancias, que es herido y enviado al hospital, y la enfermera Catherine Barkley. Ambos han sido destinados al frente italiano y el rumbo de la fatalidad les lleva a ser testigos de la sanguinaria batalla de Caporetto, la cual se describirá con imponente realismo, para hacernos partícipes del atroz y despiadado disparate de las guerras. Igualmente descubriremos el coraje y el valor con el que se enfrentan los soldados, a través de unos diálogos directos, y viviremos el desarrollo de una relación amorosa que nos conducirá a uno de los finales más soberbios y potentes que podía ofrecer la obra, para cerrar el círculo narrativo con total culminación. Tal como empieza, termina. Perfecta. Rondará por mucho tiempo en mi cabeza y emergerá con furia en mi conciencia cuando oiga hablar de guerras y de amor.